THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES

miércoles, 2 de abril de 2008

Perfil de Alumno y del Maestro Claretiano


Perfil del alumno

Queremos formar un ser humano que encarne los valores evangélicos al estilo de San Antonio María Claret.

Critico, solidario, respetuoso y servicial.
Identificado con su realidad personal y externa, con capacidad de transformarla.
Con mentalidad abierta, espíritu de trabajo y superación, rompiendo y aceptando otros paradigmas.
Amante y respetuoso de la naturaleza.
Participativo y democrático.

Perfil del maestro

El colegio precisa de un profesorado que al estilo de San Antonio María Claret, reúna las siguientes cualidades:

Vocación de maestro
Capacitado y actualizado
Critico, dinámico e innovador.
Orientador, motivador, animador y planificador.
Compenetrado con los estudiantes.
Democrático, abierto y participativo.
Solidario con sus compañeros.
Poseedor de buenas relaciones humanas.

Característica del ideal claretiano que está presente en este centro (Identidad Claretiana).

El compromiso educativo desde nuestro ser claretiano nos obliga a dirigir nuestra mirada y discernir qué es hoy urgente, necesario y prioritario, nos obliga a volver a la fuente y reafirmar que nuestro quehacer esta fundamentado en cuatros pilares:

La centralidad de la palabra.
La dimensión profética.
La opción por lo más pobres: La justicia.
La misión compartida.

De estos referentes nuestra comunidad educativa:
Esta inspirada en la palabra de Dios, celebra la vida y se alimenta con los sacramentos y sacramentales.
Esta abierta a la conversión y actúa con justicia.
Entre todo/as hacemos posible la gran obra de Claret y la dotamos de aquella fortaleza y creatividad que precisa hoy el anuncio del reino. La misión profética tiene referencia explicita ala educación cristiana, y nuestro centro se convierte en un lugar privilegiado para hacer real y efectiva la misión.
Hacemos de la escuela un espacio que nos permita tomar actitudes frente a las situaciones nacionales y mundiales.
Nuestro contexto nacional y mundial crea cada vez más una sociedad dual, en donde los pobres y desposeídos son cada vez más numerosos, es por ello, que nuestro reto es trabajar decididamente por la justicia hasta lograr una real inclusión de todos.
Haremos de nuestras vidas un testimonio de anuncio y denuncia contra los ídolos del poder, del dinero y del placer.